Compost: ¿Qué es y cuáles son sus beneficios?

El compost se ha convertido en una práctica muy popular dentro del reciclaje y los procesos de ayuda al medioambiente. Al igual que todas las prácticas de reciclaje, el fin de reutilizar materiales desechados, es convertirlos en algo útil.

Al igual que con los procesos de reciclaje de vidrio, papel y plástico, la idea de convertir esta basura en algo con lo que nos podamos beneficiar (además del mero hecho de reciclar).

Es por eso, que en este artículo te informaremos sobre el compost, qué es exactamente, para qué sirve y los beneficios que entrega.

¿Qué es el compost o composta?

El compostaje es un proceso de transformación de desechos o residuos orgánicos para obtener un abono natural, el compost. Estos residuos se descomponen naturalmente con la ayuda de humedad, calor, nitrógeno, microorganismos y oxígeno, produciendo una tierra rica en minerales para las plantas.

Este proceso de transformación se lleva a cabo mediante un compostador o compostera, que puede ser instalado en el hogar. Todo esto sin gastos eléctricos ni dependientes de ningún mecanismo.

Aproximadamente el 40% de la basura diaria generada en un hogar es de origen orgánico, por lo que esta puede ser reciclada y convertida en abono natural. Así esta puede devolverse a la tierra en forma de humus para las plantas y cultivos.

El compost es una solución al reciclaje de los desechos orgánicos, reduciendo así la cantidad de basura que se lleva a los vertederos, para así reducir las emisiones de dióxido de carbono y metano que producen los desechos orgánicos en los vertederos. Además, también podemos reducir de forma gradual el uso del abono químico.

Orígenes del compost 

El compost es un proceso natural que ocurre en la naturaleza, pero los humanos han aprendido a acelerar y controlar este proceso para obtener un producto más rico y completo. El compostaje es una técnica que se ha utilizado desde hace siglos, especialmente en agricultura y jardinería. Es un proceso ideal para mejorar la calidad del suelo y producir alimentos de mejor calidad. Pero… 

¿Cómo hacer compost en casa?

Es muy sencillo poder realizar el compostaje en tu hogar, para así tener tu tierra compost. Lo único que necesitarás es la compostera, desechos orgánicos y un núcleo de gusanos (opcional).

Teniendo esto, lo único que debes hacer es mezclar todo dentro de la compostera. Sin embargo, te recomendamos que esta mezcla sea homogénea en temas de humedad. Es decir, que incorpores tanto residuos secos como húmedos, y por sobre todo que sean en tamaños reducidos para acelerar el compostaje.

Aquí te dejamos una lista de algunos de los materiales orgánicos que puedes utilizar para tu compost orgánico:


-Hojas de árboles

-Hierba cortada

-Restos de jardinería (tallos, ramas, etc.)

-Restos de comida (cáscaras de frutas y verduras, restos de cocina, etc.)

-Residuos de papel y cartón (sin recubrimientos plásticos o metálicos)

-Abono orgánico

-Estiércol de animales (vacuno, caballo, gallina, etc.)

-Pelo de animales

-Cenizas de madera

-Restos de plantas

-Escarabajos y lombrices

-Cáscaras de huevo

Es importante mencionar que hay ciertos residuos que no se deben incluir en el compost como las espinas, las ramas gruesas, las semillas de ciertas plantas, las frutas y verduras en mal estado, los restos de animales, entre otros.

Beneficios del compost

Hay múltiples beneficios que se producen a través del uso del compost, aquí te presentamos algunos de ellos.

Beneficios ambientales

Ayuda a mejorar la calidad del aire

Sí, gracias al compost podemos aportar a la calidad del aire que respiramos.

¿Como? bueno, los residuos urbanos son muy nocivos para el medio ambiente, ya que causan un aumento en las emisiones de CO2, por lo que impactan directamente en el cambio climático. Mediante el compostaje, se reducen los desechos orgánicos, por lo que hay mucha menos basura orgánica que va a parar a vertederos, lo que se traduce en menos gases tóxicos producidos.

Previene la erosión del suelo

El compost produce efectos positivos sobre la tierra, tanto en las propiedades físicas, químicas y biológicas. Incorporar compost a tu suelo permite mejorar su estructura, evitando problemas de compactación y disminuyendo la erosión del mismo. También aumenta las capacidades de retención de agua y el intercambio gaseoso, favoreciendo el desarrollo radical.

Contribuir al ciclo de la vida

Por otro lado, devolver lo que es de la tierra a la tierra. El compostaje nos permite imitar aquel ciclo natural, y aportar desde nuestro reciclaje a ello. Devolver los desechos orgánicos al suelo, aporta grandes beneficios para el suelo y evitamos que acaben en basureros.

Mejor calidad de suelo

Además de evitar la erosión del suelo y prevenir otros problemas, el compost también es útil para mejorar la calidad del suelo de nuestro jardín o dónde lo apliquemos, ya que su PH neutro lo convierte en un elemento confiable para ser aplicado en cualquier tipo de plantas y vegetación. Por otra parte, también contribuye al mantenimiento y desarrollo de la microflora y microfauna del suelo. El compost permite una mejor absorción de los elementos nutritivos de la planta, y puede aumentar la producción de plantas comestibles y ornamentales por igual.

Beneficios propios

Una actividad familiar

El compost puede ser útil para crear lazos familiares y educar desde temprana edad sobre la importancia del reciclaje y de los procesos biológicos de la vida. El compost es una representación del ciclo de la vida, por lo que puede resultar un proceso de aprendizaje para todos los que se involucren en el compost, entendiendo su posición y utilizando las herramientas que tenemos a mano para ayudar al medio ambiente.

Mejora la fertilidad del suelo

 El compost aporta nutrientes esenciales al suelo, como nitrógeno, fósforo y potasio, lo que ayuda a mejorar la fertilidad del suelo y aumentar la producción de vegetales.

Aumenta la retención de agua

 El compost ayuda a mejorar la estructura del suelo, lo que permite que el agua se retenga de manera más eficiente y se reduzca la necesidad de riego.

Controla plagas y enfermedades

El compost ayuda a controlar plagas y enfermedades al proporcionar un ambiente más saludable para las plantas y al aumentar la población de microorganismos benéficos.

Reduce la necesidad de pesticidas

Al mejorar la salud del suelo y las plantas, el compost ayuda a reducir la necesidad de pesticidas.

Ahorro económico

Al utilizar compost en lugar de abonos químicos, se puede ahorrar dinero a largo plazo.

Si estás interesado en el compostaje y el compost, puedes visitar la página web de De Raíz Chile, dónde encontrarás múltiples servicios relacionados con el compost y su elaboración.

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales para mayor información